Tratamiento para el quiste sacro

La cura aparente espontánea o el simple desbridamiento no es resolutivo.

La solución definitiva es la exéresis (resección quirúrgica) amplia a tunel abierto, con eliminación de todos los trayectos fistulosos en los casos más complejos. Se reseca en bloque englobando todo el quiste y sin suturar (no cosiendo) para no formar tunelizaciones y dejando cicatrizar por "segunda intenci??n". El control de la evolución de esta cicatrización es fundamental, eliminando los pelos que vayan apareciendo alrededor de la herida, cada vez más pequeña, hasta su total curación. El post-operatorio no comporta dolor y la baja laboral es relativamente corta. La anestesia empleada en esta intervención no es la convencional, suele aplicarse una narcosedación con productos administrados por vena, evitando la intubación endotraqueal. La recuperación en este tipo de anestesia es rápida y agradable.

 

Instituto Proctológico de Barcelona © 2018   -   Todos los derechos reservados   -   Aviso legal   -   Politica de privacidad
XHTML . CSS   |   design by inSpirae desarrollo gráfico, S.L.

|  CONSULTORIO   |  MÉTODOS   |  PREGUNTAS Y RESPUESTAS   |  CÓMO LLEGAR   |